Subscribe:

miércoles, 4 de julio de 2012

Remedios Caseros para el Corazon


Nuez.

Extraer las paredes leñosas internas de la cáscara de cinco nueces y luego moler hasta convertirlas en un polvo fino. Colocar este polvo en 1/2 vaso de agua. Dejar hervir durante 1 minuto y retirar del fuego. Reposar durante toda la noche y después colar la infusión con un colador metálico. Beber, en ayunas, el agua con el polvo fino La nuez contiene fósforo, magnesio y las vitaminas B y es considerado uno de los frutos secos que más fortalece el corazón.

Cebolla.

Pelar y trocear dos cebollas grandes. Colocarla en un recipiente que contenga 2 tazas de vino blanco. Mezclar con una cucharadita de miel. Dejar macerar, en una botella de vidrio de cierre hermético, durante 20 días. Tomar dos cucharadas al día. La cebolla tiene propiedades hipotensoras que benefician al corazón.

Flores secas.

Verter1 litro de agua hirviendo en un recipiente que contenga un puñado de flores secas desmenuzadas de espino blanco. Dejar macerar por 1 hora y tomar una taza diariamente. Puede endulzar con una cucharadita de miel. El espino blanco tiene efecto cardiotónico, antiarrítmico y reduce ligeramente la presión arterial.

Ajo.

Hierva varios dientes de ajo en 1 taza de vinagre blanco, y endulce con miel de abejas. Tómelo todas las mañanas, en ayunas, para eliminar los depósitos grasos que se adhieren progresivamente a las paredes de las arterias, obstruyéndolas y presentando un riesgo de que se presente un acci­dente cardiovascular.


Miel.

Es excelente para las afecciones cardíacas. Sobre todo si la combinas con alguna hierba. Lo ideal es tomar miel con infusiones dos veces al día. Por ejemplo, puedes preparar una con hierba luisa, que es muy buena para tener el corazón en forma.

El perejil.

Al igual que las fresas son muy buenas plantas para el corazón. Una de sus propiedades fundamentales están dadas en que regulan el sistema nervioso y, además, tienden a fortalecer los músculos del corazón. Por eso mismo, puedes combinarlos en licuados, o hacerlo por separado. Pero siempre consumiendo a diario.

Cebolla con limón, miel y ajos.

Pones a hervir durante 15 minutos una cebolla trozada, dos dientes de ajo y medio litro de agua y posteriormente cuelas. Luego añades el zumo de un limón y unas cucharadas de miel para endulzar el preparado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada