Subscribe:

viernes, 6 de julio de 2012

Remedios caseros para el Uñero



REMEDIOS CASEROS PARA LAS UÑAS ENTERRADAS

La uña enterrada o encarnada ocurre cuando el borde de la uña, especialmente del dedo gordo del pie, crece hacia el interior hasta incrustarse en los suaves tejidos circundante lo que produce un gran dolor y, en ocasiones, también puede presentarse ligera inflamación.


Pasta de pan, leche y huevo.
Aplicamos sobre el uñero y renovamos la pasta cada media hora, hasta un total de cuatro veces. Se puede repetir la cura dos veces al día.

 Cataplasma de zanahoria.
Pelar y limpiar una zanahoria mediana, rallarla y machacarla hasta formar una pasta.
Aplicar ésta sobre la zona afectada dos o tres veces por la mañana (quince minutos cada vez) y otro tanto por la noche.

Ajo.
Poner un diente de ajo en la uña enterrada y luego vendar el dedo junto con el ajo con una gaza por la noche

Cebolla.
Lavar y cortar en pedazos una cebolla grande.  Colocar en una licuadora junto con un poco de agua.  Licuar por unos instantes. Luego, remojar las uñas afectadas con el jugo de una cebolla cada hora.

Tomillo.
Si hervimos una cucharada de tomillo en una taza de agua, tendremos una infusión que utilizaremos para sumergir el dedo afectado durante cinco minutos, cada cuatro o cinco horas hasta que el uñero ceda.


Recomendaciones 

No cortar las uñas al ras. 
Se recomienda cortar las uñas de los pies en línea recta, al nivel del extremo final del dedo. Si se tiene las uñas muy duras, remojarlas antes para que sea más fácil.
Si se tiene tendencia a sufrir de uñas enterradas, se recomienda una vez cada dos días aproximadamente limar la cara superior o externa de las uñas para que sean más finas y maleables. De esta forma pueden crecer de una manera plana y guiarse más fácilmente por el canal de los bordes, y salir hacia delante en lugar de clavarse. 

Usar calzado ancho (con punta redonda o cuadrada), transpirable y con poco tacón (para que los dedos no se encuentren «a presión»).

Darse un chapuzón, los pies primero. Para que la uña se ablande mejor, introducir el pie en agua caliente entre cinco y diez minutos

Proteger el área dañada.
Introducir un poco de algodón debajo del borde de la uña que se clava. Esto la levanta, de tal manera que crecerá sin dañar el área donde se entierra.  Es necesario aprender a saber cuánto algodón se requiere y hasta dónde introducirlo; demasiado es peor que muy poco. El relleno no debe producir dolor. Éste debe ser revisado y cambiado todos los días.

No intentar cortar la parte de uña incrustada en la piel. Por el contrario, ayudar a que crezca hacia delante, ya que, una vez que salga del borde, no molestará.

Acudir al doctor si, a pesar de los remedios y recomendaciones anteriores, la uña enterrada no mejora su aspecto y, por el contrario, empieza a supurar, ya que hay infección. También es necesario consultar con el especialista si se tiene lastimado el nacimiento de la uña del pie, ya que así ésta crecerá torcida.

3 comentarios:

  1. Yo me quité hoy mismo un uñero del dedo pulgar izquierdo del pie sólo con la hoja de un corta-uñas, desencajé de la piel (del filo de la derecha) la uña con la hoja del corta-uñas, puse algodón para que no se metiese, y finalmente me limé esa parte que estaba incrustada hasta que no quedaba ni a la altura del filo.

    ResponderEliminar
  2. Yo sufro de uñero no se porque pero ahora eh ibtentado sacarlo pero falle en el ibtento haciendo q la uña se metiera nas adentro ahora le puse ajo molido vamos a ver q es lo q pasa nalaba

    ResponderEliminar